La tecnología del COT logró desarticular una banda con armas de guerra, drogas y dinero en efectivo