Gracias a las cámaras del COT, cayó una peligrosa banda que cometía entraderas a mano armada