El Festival Internacional de Música Virreinal llenó de talento barroco la Semana Santa en Tigre